El problema de la Contaminación Lumínica

Evolución de la contaminación lumínica en la Península Ibérica en los últimos años.

La contaminación lumínica es la emisión de flujo luminoso procedente de fuentes artificiales ya sea en intensidad, dirección, rango espectral u horario innecesario.

Este tipo de contaminación produce un aumento artificial del brillo del cielo nocturno por reflexión y difusión de la luz en los gases y partículas atmosféricas de tal manera que impide o dificulta la visibilidad de estrellas y demás astros del firmamento.

Los efectos nocivos de la contaminación lumínica afectan no solo al cielo. Se ha demostrado que tiene un impacto muy negativo sobre la salud humana y sobre la fauna, especialmente en entornos naturales protegidos situados incluso a grandes distancias de la fuente de contaminación.

Para evitar o reducir el impacto de  la contaminación lumínica basta con seguir unas sencillas reglas en la instalación de luminarias, tales como dirigir el haz de luz hacia abajo o nunca por encima de la horizontal, usar únicamente la potencia necesaria para iluminar la zona deseada y en los horarios necesarios y utilizar lámparas adecuadas. Se trata por tanto, de usar el sentido común y conseguir un equilibrio entre  iluminación, ahorro y respeto por el medio ambiente.

En esta página tenemos unos sencillos consejos que nos ayudarán a combatir la contaminación lumínica.

La Contaminación Lumínica en España

Como se puede apreciar en la imagen anterior la contaminación lumínica es un problema patente en España. Quedan muy pocas zonas con cielos realmente oscuros y estamos echando a perder un patrimonio natural de enorme belleza y que puede aportar grandes beneficios económicos a zonas castigadas por el desempleo y la despoblación. El aprovechamiento de los entornos naturales con fines turísticos (siempre que se haga con el máximo respeto por el medio ambiente) ha demostrado ser una fuente de progreso e importante motor económico en muchas regiones. El reclamo de unos cielos oscuros para su aprovechamiento en actividades lúdicas o educativas en torno a la Astronomía es también un valor añadido más para esta economía. Es el caso por ejemplo de las Islas Canarias, con un reconocido turismo astronómico incluso a nivel internacional, o en el Pirineo Catalán del Parc Astronomic del Montsec.

La concienciación de las administraciones municipales, autonómicas y estatales junto con el de toda la ciudadanía es fundamental para evitar que nuestros cielos sigan degradándose y podamos dejar un importante legado para las futuras generaciones.

La iniciativa Starlight

Recientemente, la iniciativa Starlight está llevando a cabo un programa de reconocimiento de la calidad de los cielos como patrimonio natural que merece una especial protección. El proyecto Starlight pretende dotar a las regiones que hacen un esfuerzo por la protección de los cielos, y que tomen medidas contra la contaminación lumínica, de un sello de calidad del cielo que otorga un gran prestigio de cara a poder fomentar un atractivo turístico adicional para la zona en cuestión.

También asociaciones como Cel Fosc luchan por proteger el cielo nocturno e informan sobre las formas racionales de iluminación.

Empresas como Lumínica Ambiental pueden asesorarte para iluminar de forma inteligente tu hogar, empresa, o localidad.